17/5/12

La accesibilidad para las personas con discapacidad visual (III): Wayfinding (B)




(ESTE SEGUNDO POST SOBRE WAYFINDING SIGUE BASANDOSE INTEGRAMENTE EN  EN EL TRABAJO DESARROLLADO POR DIMAS GARCÍA MORENO APARECIDO EN EL LIBRO “DISEÑO DE SISTEMAS DE ORIENTACIÓN ESPACIAL: WAYFINDING”, PUBLICADO EN VV.AA.: “ACCESIBILIDAD UNIVERSAL Y DISEÑO PARA TODOS. ARQUITECTURA Y URBANISMO. FUNDACIÓN ONCE Y FUNDACIÓN ARQUITECTURA COAM)


LOS RECURSOS WAYFINDING

1.     Recursos analíticos: Son aquellos que permiten aproximarse con conocimientos e información, en tareas y situaciones concretas, los procesos de diseño de sistemas y recursos de orientación espacial. Su uso aporta elementos que el diseño deberá evaluar, procesar e interiorizar, interrelacionando las aportaciones de cada uno de los recursos y ponderando su peso en el proyecto.

a.  Estudio de campo: Es el recurso primario y básico para el análisis de las condiciones. generales y específicas de un entorno. La información ambiental que proporciona es muy abundante y facilita las tareas de diseño: materiales documentales de tipo estadístico, notas y descripciones escritas, grabaciones de entrevistas, fotografías, vídeos, etc. Dos son los procedimientos para el estudio de campo:
·  Método Secuencial por Itinerarios. La recogida de información se efectúa siguiendo los itinerarios que un usuario debería tomar para acceder o desplazarse por el medio. Esta recogida deberá examinar y distinguir aquellos recursos ambientales que son susceptibles de ser utilizados en el proceso de orientación espacial y en la consiguiente toma de decisiones, cuando existan desplazamientos. En definitiva, el investigador, actúa como un usuario que se orienta por "lo que ve", sea esto información ambiental, desplazamientos de otros usuarios, señales, experiencias previas, etc.
· Método Sintético por Escenarios Ambientales. Es un método más abstracto y generalista, que se aleja del usuario y se centra más en investigar globalmente los diferentes ámbitos zonales previamente considerados. En cada ámbito la toma de información es consecuencia de un análisis previo del lugar, de un estudio de su configuración y de la experiencia que en cada visita se va acumulando.
b.  Secuencia de decisiones-acciones: Al igual que con los itinerarios, las secuencias de decisiones, suponen una herramienta operativa para la detección de los puntos de incertidumbre existente a lo largo de uno o varios itinerarios.
c.  Exploración espacial: Este procedimiento esencialmente reside en el seguimiento de los movimientos oculares cuando los ojos están explorando un elemento estático o un entorno por el que se desplaza el observador. Este procedimiento es utilizado para grandes intervenciones de diseño, que permitan detectar puntos de referencia a lo largo de recorridos, saber en qué elementos del entorno se fijan los usuarios, cómo exploran ese entorno, etc.
d.    Mapas cognitivos También denominados “mapas mentales”, permiten un acercamiento a la idea o configuración que posee un grupo de personas sobre un lugar o entorno.

2.      Recursos proyectuales: Algunos de los recursos más habituales en el desarrollo de  diseño wayfinding son

a.    Color: Es el elemento que primero se perciba, pues tiene la característica de ser captado sin necesidad de ser “leído”, como puede ser un plano o un texto, y por tanto, juega un papel relevante en el diseño para la orientación, adquiriendo gran importancia tanto en aplicación de recursos tipográficos y pictográficos como en recursos ambientales y de codificación cromática. El tipo de contraste es fundamental para la correcta construcción de la figura-fondo en personas con resto visual, personas para las que el contraste constituye un elemento clave en la captación del entorno en su adecuada interacción con el medio. La evaluación de esta cualidad del color se realiza por medio de una ecuación que mide la modulación de contraste entre dos colores contiguos: Cm=(Lmax – Lmin / Lmax + Lmin) x 100  , donde Cm es la modulación de contraste; Lmax es la Luminancia máxima (color claro); y Lmin es la Luminancia mínima (color oscuro). El valor porcentual obtenido, no debe ser inferior al 60%, permite confirmar si una combinación de colores resulta eficiente en términos de contraste figura-fondo. En definitiva si la configuración resultante presentará o no problemas de visualización.
El uso del color en los sistemas de orientación debe ser codificado, es decir, utilizado como código cromático asociado a la intención comunicativa de los sistemas, organizando y jerarquizando la información que los constituye.
Cuando la cantidad de colores es superior a siete, este recurso se convierte en un inconveniente, ya que a partir de ese numero la capacidad de procesamiento y memoria del ser humano disminuye drásticamente, repercutiendo en la eficacia del sistema. Otro problema que se presenta es la diversidad de percepción del color, por parte de las personas, por lo que se deben de ajustar el código cromático para establecer gamas que al ser vistas en diferentes condiciones no resulten muy distorsionadas.
b.   Tipografía: Junto con el color y la pictografía, la tipografía constituye uno de los pilares sobre los que se sustentan los sistemas de orientación basados en la señalética. La tipografía transmite información verbo-visual formada por letras, números y símbolos no pictográficos;  y es empleada para orientar sobre direcciones, posiciones, recorridos o para informar sobre configuraciones y usos de un espacio.
La tipografía viene determinada por medio de tres sistemas convencionales de aplicación como son los caracteres impresos, los caracteres en altorrelieve y los caracteres braille; cada uno de ellos con sus propias características técnicas de producción y su propio campo de percepción: visual, baja visión y ausencia de visión. La legibilidad y el tamaño son los elementos determinantes en los usos tipográficos. Con respecto a la legibilidad y las condiciones que la hacen posible son varias las características que se han de tener en cuenta:
·   Textos en minúscula (excepto en nombre propios e inicios de frase) y caracteres sin remates (palo seco).
·   Textos breves, especialmente en información para la orientación.
·   Evitar tipografías expandidas o muy condensadas, decorativas, caligráficas, geométricas, con texturas o efectos digitales.
·   Es preferible un peso medio (redondas o semi-negras) a tipos pesados (negras o extranegras) o finos.
·   Espaciados entre caracteres (prosa) mejor entre un 5-10% de separación extra al proporcionado por el espaciado automático de la tipografía.
·   Tipo de letra. Algunas tipografías específicas han sido desarrolladas para su aplicación en sistemas de orientación espacial, como los tipos Parisine, Frutiger, Roodggek, Dsignes y Tern, destacando esta última por el rigor utilizado para acreditar su legibilidad visual.
·   Tamaño óptico. Un aspecto importante en la elección de una tipografía es la altura de la x. Se debe buscar una tipografía cuya altura de x minúscula proporcione el tamaño óptico máximo para el cuerpo y tipografía de que se trate, sin por ello ahogar el necesario contraste de los trazos ascendentes y descendentes. Cuando estos sobresalen demasiado y la altura de la x es pequeña se generan textos de tamaño óptico reducido, lo que lleva a una distancia de lectura menor. Otros factores a tener en cuenta son: las proporciones de las letras, el grosor de los trazos y la apertura de las contraformas.
·   Nomenclatura de textos: Un sistema óptimo de nomenclatura asegura que la información sea mostrada de forma homogénea y que el contenido de las instrucciones orientadoras sea claro. Los criterios que se deben de tener presente para la denominación de edificios, áreas, zonas, niveles y dependencias que conforman un espacio, son: consistencia, uso común, construcción gramatical razonable, puntuación, estándares nacionales, vocabulario y sistema de comprensión.
·   Lectura perceptiva: Un elemento fundamental para la legibilidad de los textos en sistemas de orientación espacial es la distancia de lectura, factor que, junto con el contraste cromático, resulta primordial para personas con baja visión y, por extensión, para todo tipo de personas. La condición que determina el grado óptimo de visión en lectura a distancia, es la agudeza visual (AV). La agudeza visual relaciona la distancia a laque se encuentra un objeto del ojo y el tamaño que debe tener para ser visible. Esa agudeza visual va a depender de diversos factores, siendo los más importantes la edad y las posibles deficiencias por enfermedad. En España la medida de la agudeza visual se establece a partir de la notación decimal AV que fija para la visión normal un valor de 1,0. Ese valor se mide a partir del optotipo de Snellen y con la siguiente consideración: un objeto situado a una distancia de 1 metro, ha de subtender en la retina un ángulo de V de grado para ser visible. Trasladado a la E de Snellen se obtienen 5' de grado (1,45 mm) para la distancia indicada. Con ello obtenemos la AV (1,0), la distancia base (1 m) y el tamaño tipográfico base (1,45 mm), variables de partida para el cálculo de la tabla.


Distancia seleccionada
aleatoriamente
AV 1,0 (Normal)
AV 0,5 (Limite carnet de conducir)
AV 0,1 (limite ingreso en la ONCE)
AV 0,05
1 metro
1,45 mm.
2,90 mm.
14,50 mm.
29,00 mm.
14 metros
20,30 mm.
40,60 mm.
203,00 mm.
406,00 mm.
28 metros
37,70 mm.
75,40 mm.
377,00 mm.
754,00 mm.
65 metros
94,25 mm.
188,50 mm.
942 mm.
1885 mm.

Todos los valores obtenidos, lo son para la altura de la X mayúscula


c.  Pictografía Un pictograma es una representación simplificada de una realidad, realizada a través de signos visuales que complementan, redundan o sustituyen a los textos, aportándoles el carácter universal del que carecen los mismos. Es un gran recurso para personas con discapacidad ya sea del lenguaje, visuales o auditivas, pero hay que tener en cuenta que debe intentarse sean comprendidos por todas las personas. Se deben de crear o utilizar símbolos fácilmente reconocibles que resulten comprensibles para la mayor parte de la población. Si se utilizan pictogramas nuevos o de difícil comprensión, es aconsejable que el diseñador los acompañe del referente en formato tipográfico para que sea fácil su comprensión y reconocimiento en posteriores usos.
·   Condicionantes básico para el diseño de pictogramas
§  Formalizan referentes sobre lugares, objetos o acciones.
§  Deben tener carácter de signo y no de ilustración.
§  Deben ser de formas simples y de captación instantánea (pregnates)
§  Culturalmente neutrales y no herir sentimientos o creencias.
§  Comprensibles para el mayor espectro posible de personas, independientemente de su formación o capacidad intelectual y permitir superar barreras idiomáticas.
§  Su configuración debe estar regulada reticularmente en tamaños, grosores, espacios, etc., y ser resistente al deterioro visual (desenfocado, lateralización, dimensiones mínimas, etc.)
·   Tipologías:
§  Pictograma direccional: la flecha es el pictograma utilizado como signo de orientación primordial; y que determina la dirección y sentido de un recorrido, acompañando a textos o a otros pictogramas.
§  Pictogramas identificativos: tienen su origen en el referente al que se comparan, por ello es primordial definir claramente este, valorando que su registro verbal sea común para los lectores potenciales del mismo.
·   Evaluación pictográfica: El diseño de pictogramas conlleva un procedimiento de evaluación comprensiva que mida su grado de eficiencia. La aplicación secuencial de algunos de los procedimientos de evaluación, constituye por sí misma una metodología de diseño de pictogramas. A esta se añadirían las tareas específicas relativas a la configuración formal, al dimensionado y a los procedimientos de evaluación visual (escalado, nitidez, sesgo lateral, etc.). Hay varios métodos de evaluación del grado de comprensión de un sistema pictográfico para comprobar que es efectivo: Preselección, Producción, Comprensión, Estimación de comprensibilidad y Reídentificación
d.    Planimetría La utilización de planos como recursos de orientación es habitual en ámbitos urbanos, pero no así en los arquitectónicos. Los planos fijos[4] se clasifican en: de ubicación, contextúales y esquemáticos.
·   Los planos de ubicación son aquellos en los que se indica la situación del plano y del observador en el contexto, tipo “Usted está aquí”. Deben cumplir con dos criterios imprescindibles:
§  correspondencia espacial (lo que figura a la derecha del usuario debe estar a la derecha en el plano)
§  doble sistema de referencia (además del punto de ubicación se definirá otro punto caracterizable en plano y en contexto, que permita triangulaciones con respecto a cualquier otro elemento del plano).
Deben referenciar, como mínimo, la ubicación de los elementos estructuradores del espacio: accesos, ascensores, escaleras, recepción, patios, áreas de circulación, etc. Por otra parte, debe evitar la sobrecarga informativa que lo hacen incomprensible y de difícil memorización. En este sentido, para la información sobre disposición de las dependencias, es recomendable el uso de listados con llamadas numéricas en plano.
·   Los planos contextúales carecen de punto de ubicación, exigiendo un mayor esfuerzo de lectura y un conocimiento previo del ámbito que describen. Estos suelen ser planos de gran campo territorial o de conjunto edificatorios de uso homogéneo: conjuntos universitarios, hospitalarios, residenciales, etc.
·   Los planos esquemáticos, como su nombre indica, se configuran de forma sobria, concisa y habitualmente sin una relación literal con el lugar que describen (metros, ferrocarriles) o los correspondientes a interiores de edificios o construcciones
e.     Recursos hápticos[5].
·   Información por textos. Destacan el sistema Braille de lectoescritura y la proporcionada con tipografía en altorrelieve y, aun no siendo texto, la pictografía esquemática , también en altorrelieve.
·   Planos hápticos. Con enormes  cualidades positivas, su aplicación no debe obviar la necesaria coordinación con otros recursos de carácter táctil, para facilitar el acceso a los espacios a personas con discapacidad visual o que encuentran dificultades para comprender los planos. Su diseño debe de contemplar estas cuestiones:
§  Un plano háptico es un recurso de orientación para todos: percibible por el tacto, en caso de ceguera y baja visión;  visualmente por el alto contraste, para cualquier grado de visión; y comprensible, cuando se encuentran dificultades de interpretación de planos, dificultades de orientación espacial, bien por el  tipo de nivel cultural o por una discapacidad cognitiva; o cualquier persona reconociendo el lugar donde se encuentra).
§  Un plano háptico no es un plano arquitectónico en relieve, por lo que debe ser muy esquemático, evitando repeticiones, anécdotas gráficas y niveles de detalle no esenciales al objetivo del mismo. Deben de ser representados sólo aquellos elementos destacados del entorno, en términos de orientación, construcción mental del lugar y seguridad de desplazamientos.
§  El plano háptico presenta características especiales para su percepción táctil, por lo que se han de tener en cuenta las condiciones del proceso de captación informativa por medios táctiles (medida de la mano y yema del dedo), determinantes en el dimensionado de cada elemento y en el grado de detalle táctil de los mismos. Igualmente se han de valorar las posibilidades técnicas de producción en altorrelieve existentes.
·   Señalización podo-táctil.
§  Encaminamientos. Un encaminamiento está formado básicamente por una banda continua que describe un itinerario desde un punto de origen hasta otro de término y ubicado en la zona de pavimento. Dicha banda está constituida por franjas lineales en relieve desplegadas a todo lo largo del trazado e interrumpida por piezas cuadradas, (con relieve diferenciado de puntos, de franjas diagonales, etc.), en cada punto de giro, cambio de dirección o conexión con un ramal u otro encaminamiento. Su objetivo es direccionar a las personas con discapacidad visual total o parcial a través de espacios abiertos, donde resulta complicada la orientación utilizando los paramentos delimitadores del espacio o cualquier otro elemento arquitectónico o de equipamiento.
§  Señalización de seguridad. Los recursos podo-táctiles se aplican también para indicar la presencia de desniveles (desniveles no protegidos, bordes de andenes, etc.) y de elementos de circulación vertical (arranque de escaleras, rampas y puertas de ascensores). Pueden aplicarse como pavimento diferenciador con textura de botones o estriado y, en todos los casos, utilizando el color contrastado para su identificación por personas con baja visión.
§  Señalización informativa. Sirve para indicar la presencia de elementos exentos y de equipamiento de los espacios, pudiendo aplicarse también como apoyo a otros tipos de señales.

 HACIENDO UN BUEN USO DE LOS RECURSOS DE WAYFINDING


Los recursos Wayfinding, pueden ser arquitectónicos, gráficos, auditivos o táctiles. Hacer un buen uso de ellos facilita la vida a muchas personas. Estos buenos usos pueden definirse como:
·         Recursos arquitectónicos:
o    Identificar claramente los puntos de llegadas
o    Suministrar espacios de espera y pasillos de acceso junto a la entrada del edificio
o    Los mostradores de información publica en cada entrada deben de ser visibles desde la puerta de acceso
o    Los ascensores deben de situarse y señalizarse para que puedan ser vistos desde el acceso al edificio
o    Situar hitos memorables a lo largo de los pasillos y en los puntos de decisión / intersección
o    Diseñar zonas de espera para los usuarios visualmente abiertas a los corredores
o    Distinguir las zonas publicas de las de acceso restringido mediante el uso de variados acabados, colores o iluminación
o    Armonizar los rótulos y elementos direccionales con el edificio y/o espacios.

·         Recursos de comunicación gráfica[6]
o    Normalizar los nombres de todos los edificios, servicios y destinos, y mostrarlos de forma coherente en todas las aplicaciones gráficas
o    Uso de criterios de lectura fácil
o    Seguir los Criterios DALCO (Deambulación, Aprehensión, Localización y Comunicación)
o    Proporcionar amplio espacio entre letras, palabras y líneas de mensaje
o    Proporcionar la información de “usted esta aquí” en todos los mapas
o    Formar al personal del edificio para capacitarle en ofrecer ayuda en la interpretación de señales y mapas a cualquier usuario desorientado
o    Situar mapas en todas las zonas de salida, entrada y en los principales puntos de decisión o intersección en el interior de los edificios
o    Establecer la coherencia en la ubicación, la altura y diseño grafico
o    Usar color y gráficos memorables para la codificación de zonas.
o    Usar pictografías para facilitar la comprensión de mensajes escritos.
o    Establecer un sistema de numeración en los directorios de la entrada principal y de cada planta indicando claramente qué pisos están por encima y por debajo de la planta en que se encuentran.

·         Recursos de comunicación auditiva
o    Instalar señales acústicas pasos para peatones de las intersecciones para indicar que es seguro cruzar la calle.
o    Situar en todas las entradas y mostradores de información de los edificios, personal (recepcionistas, ordenanzas, conserjes, etc.) familiarizado con las instalaciones.
o    Disponer de auriculares de auto-guía en todos los mostradores de información.
o    Instalar instrucciones verbales en los transportes con el propósito de orientar a los visitantes a sus destinos.
o    Normalizar los nombres de todos los edificios, servicios y destinos, y usarlos de manera coherente en la comunicación verbal.
o    Dotar los ascensores de señales acústicas o mensajes verbales.
o    Utilizar hitos de sonidos fáciles de identificar, tales como fuentes de agua, en zonas de espera.
o    Emplear señales acústicas para ayudar a ubicar mesas de información, ascensores, salas de descanso y otros destinos.

·         Recursos de comunicación táctil:
o    Establecer encaminamientos entre los principales destinos y áreas de información utilizando diferentes materiales de gran resistencia, como hormigón y alfombras.
o    Instalar "bandas sonoras" en los rellanos de las escaleras y escaleras mecánicas.
o    Señalizar con altorrelieve o braille los picaportes de las puertas de las estancias de acceso restringido.
o    Proporcionar en los paneles de control de los ascensores una identificación del botón de la planta baja y altorrelieve o braille al lado de los demás botones.
o    Incorporar en los rótulos altorrelieves de los iconos y textos, así como escritura braille.
o    Instalar mapas interactivos audio-táctiles en los vestíbulos de entrada en los edificios públicos.




[4] Otro tipo de planos son los de mano, bastante complejos
[5] Háptico, estrictamente hablando significa todo aquello referido al contacto, especialmente cuando éste se usa de manera activa. Algunos autores han extendido el significado de la palabra 'háptica' de manera que con ella hacen alusión por exclusión a todo el conjunto de sensaciones no visuales y no auditivas que experimenta un individuo.
[6] La señalética es, pues, uno de los recursos que comprende el enfoque "wayfinding". Según el Libro Verde de la Accesibilidad en España, la señalización tiene como objetivo informar a los diferentes tipos de usuarios para una correcta interrelación con el entorno o la realización de las funciones previstas en éste, ya sea:
·          Alertando sobre la situación.
·          Llamando la atención sobre determinados aspectos de la misma.
·          Facilitando la localización e identificación de determinados medios y/o instalaciones.
·          Orientando.